Síndrome del trabajador quemado o burnout

Comprender y combatir el burnout en el ámbito laboral

5/10/20242 min leer

Imagina encontrarte en un punto de tu carrera donde las jornadas laborales parecen no tener fin, las responsabilidades se vuelven abrumadoras y tu energía disminuye cada hora, cada día. En esta situación estarías experimentando el síndrome de burnout, un estado de agotamiento físico, emocional y mental que surge como resultado de un estrés constante en el entorno laboral, que con el tiempo se convierte en crónico.

¿Qué es el burnout y cómo surge?

El burnout no es simplemente estar cansado después de un día de trabajo agotador, es mucho más. Se caracteriza por una desconexión emocional del trabajo, una disminución en el rendimiento laboral y un sentimiento de falta de reconocimiento y valoración.

______________________________________

Es como si el fuego que inicialmente te motivó se extinguiera, dejando solo cenizas de desgaste y desánimo.

______________________________________

Se pueden establecer tres dimensiones para encuadrar este síndrome:

  • Agotamiento emocional: esta dimensión se manifiesta como una sensación de agotamiento que va más allá de lo físico. La persona se siente emocionalmente agotada, incapaz de enfrentar las demandas laborales.

  • Despersonalización: implica el desarrollo de actitudes negativas y distantes hacia el trabajo y las personas con las que interactúas. La empatía disminuye y las relaciones laborales pueden volverse tensas.

  • Baja realización personal: esta dimensión se refiere a la sensación de falta de logro y éxito en el trabajo. La persona afectada puede cuestionar la valía de sus esfuerzos y sentir que no está cumpliendo con sus metas profesionales.

Los factores laborales que contribuyen al burnout:

  • Carga excesiva de trabajo: la persistencia de una carga de trabajo intensa sin tiempo para la recuperación puede inducir al agotamiento.

  • Recursos insuficientes: carecer de los recursos necesarios para realizar las tareas asignadas puede generar ansiedad y sentimientos de impotencia.

  • Falta de reconocimiento: la escasa apreciación por los esfuerzos realizados puede alimentar el desgaste emocional y la desmotivación.

  • Carencia de apoyo y flexibilidad: la falta de un entorno laboral que brinde apoyo y flexibilidad para equilibrar el trabajo y la vida personal contribuye significativamente al burnout.

¿Cómo podemos afrontar el burnout?
  • Establecer límites claros: aprender a decir no y establecer límites saludables es esencial para evitar la sobrecarga de trabajo.

  • Fomentar la comunicación: abrir canales de comunicación efectiva en el trabajo puede mejorar la comprensión mutua y reducir la sensación de aislamiento.

  • Promover el reconocimiento: reconocer y elogiar los logros de los compañeros y compañeras de trabajo crea un ambiente positivo que contrarresta la falta de reconocimiento.

  • Priorizar el equilibrio: fomentar una cultura que valore el equilibrio entre el trabajo y la vida personal contribuye a la salud mental y previene el agotamiento.

Reconocer las señales de burnout y abordar los factores laborales que contribuyen a él son pasos cruciales para prevenir la pérdida de motivación y entusiasmo en el trabajo. Incorporar alternativas saludables no solo protege tu bienestar, sino que también fortalece la salud del equipo y la dinámica laboral.

El burnout no tiene que ser el destino inevitable en tu carrera. Con conciencia, apoyo y cambios positivos en el entorno laboral, puedes encender nuevamente la chispa que te llevó a tu profesión con entusiasmo y satisfacción. ¡Cuida de ti misma, de ti mismo, para que puedas brillar en tu trayectoria profesional!